Palabras del Embajador Representante Permanente, Gedeón Santos, ante el Consejo Permanente sobre el tema de Venezuela 23 de febrero de 2018

Palabras del Embajador Representante Permanente, Gedeón Santos, ante el Consejo Permanente sobre el tema de Venezuela 23 de febrero de 2018

Palabras del Embajador Representante Permanente, Gedeón Santos, ante el Consejo Permanente sobre el tema de Venezuela 23 de febrero de 2018

Señor presidente,

Apreciado secretario general,

Distinguidos colegas embajadores:

 

El día de hoy se nos convoca nueva vez a tratar el tema de Venezuela en este Consejo Permanente. Sin embargo, me imagino que esta convocatoria se ha hecho a modo de información para presentarnos un documento que han redactado un grupo de países miembros de esta Organización. Y digo a modo de información porque cualquier otra intención sería violatoria a las normas, a la jerarquía y a las buenas prácticas de la OEA. Siendo el embajador Juan Aníbal Barría quien preside el Consejo Permanente, asumo buena intención, pues de él sólo pueden emanar buenos sentimientos.

Pero resulta inaceptable que se haga una convocatoria con menos de 24 horas de anticipación tomándonos prácticamente de sorpresa para que vengamos a discutir un tema de tanta trascendencia como el que nos ocupa el día de hoy. Y no voy a decir que se nos ha querido tomar de sorpresa para que no tengamos tiempo de sopesar el tema, porque me imagino que esa no ha sido la intención. Tampoco voy a suponer que se nos ha querido tomar de tontos pensando que haciendo una convocatoria rápida nos vamos a sumar a la propuesta sin consultar a nuestras capitales, sin sopesar a conciencia el tema o sin estudiar a fondo los pros y los contras de la propuesta en cuestión.

Las buenas prácticas de esta Organización han demostrado que la consulta previa, el diálogo informal, y la reunión con los coordinadores regionales son pasos previos para el debate constructivo y la búsqueda de consensos en los proyectos importantes de la OEA. Pero hoy se nos convoca sin haber agotado ninguno de esos pasos aun tratándose de un tema tan complejo como el de Venezuela.

Ya la República Dominicana ha dejado plasmada su posición en el último Consejo convocado para tratar este tema, por lo que quiero recordar mis palabras de ese entonces, y cito: “Este Consejo permanente hace hoy exactamente tres meses que decidió pasar el tema de Venezuela a una instancia superior como lo es la Reunión de Consulta de Cancilleres. Pero resulta extraño (decía en ese momento) que siendo este Consejo quien decidió pasar el tema a una instancia superior ahora quiera volver a traerlo a una instancia jerárquicamente menor. Y más aún, que lo haya hecho sabiendo que los Cancilleres, previendo que el tema volvería, en vez de cerrarlo, lo dejaron abierto para que fueran ellos mismos los que tomaran esas decisiones si fuera necesario”.

Y continuaba diciendo: “Hasta donde sepamos, no hay ningún documento en el que los Cancilleres hayan pasado el tema de Venezuela a sus embajadores o a este Consejo Permanente”. Termino la cita. Y yo me preguntaba en ese momento: “¿con qué autoridad puedo yo venir aquí a tratar un tema que está en manos de mi jefe inmediato, es decir, de mi Canciller?  Por lo tanto, intentar traer el tema de Venezuela a este Consejo en este contexto es violar nuestra propia decisión institucional, es desafiar el orden jerárquico de la OEA, es insinuar una grave incapacidad de nuestros Cancilleres y es cuestionar nuestra propia ética como profesionales de las relaciones internacionales.” Termina la cita. Y a continuación sugeríamos que el tema se tratara, pero en el seno de la reunión de consulta de cancilleres, pues era la única forma de respetar nuestra propia institucionalidad.

Y quiero decir frente a ustedes, que esa realidad no ha cambiado al día de hoy, pues no se ha hecho una reunión de consulta para pasar el tema de Venezuela de vuelta a este Consejo Permanente.

Además, después de la última reunión de consulta, se inició un proceso de diálogo entre las partes en mi país, la República Dominicana, en donde se avanzó mucho en la búsqueda de acuerdos que llevaran a una salida pacífica y de consenso al problema de Venezuela. En ese diálogo se llegaron a consensuar la mayoría de los puntos en pugna e incluso se llegó a firmar una parte del acuerdo final. Pero lamentablemente no se llegó a firmar el documento definitivo que contenía todos los puntos del conflicto. Pienso, que ese diálogo, aunque fue suspendido por tiempo indefinido, demostró que, aunque las posturas parezcan extremas, hablando en forma pacífica, se puede avanzar en la búsqueda de soluciones a los problemas de nuestros países. El diálogo en República Dominicana fue un intento serio y constructivo en la búsqueda del consenso y la paz en un país que necesita la reconciliación y el reencuentro entre hermanos.

Por todo lo anteriormente dicho, esta Misión Permanente cree, que lo que determina la coyuntura actual es unir nuestros esfuerzos y voluntades para que se reanude el diálogo entre las partes y se terminen de consensuar los puntos que faltaron y que, con la mediación de países observadores, se firme un acuerdo definitivo que encause a la República Bolivariana de Venezuela por el camino de la estabilidad política y de la prosperidad económica y social. Cualquier iniciativa que no sea el diálogo y la concertación, se puede convertir en una tea incendiaria que contribuya a dividir aún más y a causarle aún más dolor y lágrimas a la querida Venezuela.

En democracia los problemas no se resuelven por la fuerza ni con la provocación, sino por la vía de la negociación y el diálogo. No permitamos que intereses extraños y pasiones ideológicas interfieran en la búsqueda de la paz. No le demos espacio al pesimismo y a la negatividad. Todavía hay tiempo para estimular el diálogo y la concertación para conseguir una salida pacífica y consensuada a los problemas de un tan importantes y querido país de este hemisferio como lo es la hermana República Bolivariana de Venezuela.

 

Muchas gracias señor presidente.

Related Articles

Leave a Reply

Close